Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Elecciones’ Category

Es complicado ponerse a escribir algo interesante sobre la situación de desbarajuste que vive hoy en día España, que no se haya dicho ya, por activa o por pasiva. Como aún no hay Gobierno, vamos a hacer un resumen o, como se dice en las mejores familias, un balance de los principales jugadores que definirán, más vale tarde que nunca, la composición del mismo. A saber:

Por una parte, tenemos a un partido, heredero del franquismo, en cuyo cesto hay tantas manzanas podridas que el propio mimbre está ya tumefacto. Hay quien pide su ilegalización, al equipararlos a una organización criminal; no seré yo quien les quite mano. Desde luego, motivos no faltan a los jueces para investigarlo como tal. Quizá, esto sí, un poquito de motivación. En general, la defensa que hacen del patriotismo y de la unidad de España suele ser directamente proporcional a lo desvalijada que dejan la caja pública (cuando la dejan, claro).

hispañistán.jpg

Éste es un país de orden

Por otra, está el clásico ejemplo de la perversión a que se enfrentan quienes traicionan sus ideologías por motivos crematísticos. Hombre blanco hablar con lengua de serpiente, ¿recuerdan? Esto, hablando de los de antes, claro. Los de ahora no tienen ni tan siquiera ideología. Algunos de ellos se autodefinen como “animales (políticos)” y se parecen bastante a los otrora sindicatos. Su especialidad es decir una cosa en campaña electoral y luego hacer otra distinta debido a “la presión de los mercados” o de “la Comisión Europea” etc…

Un tercer elemento está conformado por los reformistas, que siempre los hay en épocas convulsas, quienes pretenden beneficiarse de la situación penosa que viven los dos primeros, para recoger su testigo como custodios del establishment. Vista la partida, tenían buenas cartas (algunas marcadas, claro está), pero su impaciencia y exceso de confianza les hicieron enseñarlas demasiado pronto.

Y luego está el cuarto que, a la vez que representa también el clásico ejemplo de la tiranía de las urnas en un sistema democrático (si tus ideas no venden lo que te gustaría, “modúlalas”), parece ser la última esperanza del socialismo (o de lo que queda de él). Sin embargo, como novato quizá peca de exceso de inocencia en algunos aspectos: ¿un órgano decisorio completamente “horizontal”? ¿Unas negociaciones de investidura “con luz y taquígrafos”? Ya veremos.

Mientras tanto, la Unión Europea está en plenas negociaciones para aprobar el tratado sobre el comercio de servicios con países que no respetan las directrices de la OIT, a la vez que los refugiados se mueren en sus fronteras de hambre, de frío o ahogados. Pero de la UE hablamos otro rato.

Read Full Post »

Parece que los últimos sondeos dan al partido de Pablo Iglesias la posibilidad de hacerse con uno o más escaños en el Parlamento Europeo este próximo domingo. Y digo partido de Pablo Iglesias, y no Podemos, porque quizá sea éste el nombre por el que es más conocida esta formación de nuevo cuño. Muchas son las voces que censuran a Iglesias por acaparar en su persona la atención que recibe su partido. Dicen que es populista, porque apela a la conexión directa con sus seguidores y potenciales votantes, reniega del institucionalismo vigente, es antiélite (la casta, como él la llama) y se presenta con un programa a priori revolucionario y por tanto llamativo. Además, por supuesto, de por salir en debates televisivos y haber impreso su fotografía en las papeletas del partido, convirtiendo su cara en el símbolo del mismo.

Europa2

Pues bien, puede ser que estas voces críticas tengan razón. Pero también puede ser otra cosa. Puede ser que la manipulación de los medios de comunicación de masas haya conseguido que a un líder de izquierdas de nuevo cuño, con un discurso potente y capacidad mediática se le tilde siempre de “presuntuoso” “populista” o “ególatra”. En el caso de Pablo Iglesias, no son pocas las voces de la “nueva izquierda” que le critican por entrar a participar al juego de la “democracia”, como hacen ellos, pero con más ímpetu y solidez.  Además de ver, como ha ocurrido en otras ocasiones, cómo algunos de estos nuevos partidos atacan a Podemos cuando, a priori, podrían ser aliados, algo que recuerda tristemente a  La Vida de Brian (Monty Python, 1979) y las hilarantes polémicas entre el Frente Judaico Popular, el Frente Popular de Judea y la Unión Popular de Judea.  ¿Por qué? Porque Podemos cuenta con respaldo mediático desde los programas en que participa Iglesias. Es decir, juega al juego democrático pero también al mediático, como hacen los “mayores”. Y, según algunos sectores, esto es reprochable, porque resulta “populista”. Les pone nerviosos. Entonces, ¿qué pasa cuando esos mismos que critican su desempeño pretenden, también, aprovecharse de la repercusión mediática de Pablo Iglesias? Sin ir más lejos, el Partido X (con iniciativas muy interesantes, por cierto, como su política de reparto de las competencias o sus mecanismos anticorrupción) pidió a Podemos un debate televisado. ¿Es censurable? No desde mi punto de vista, cuando los grandes partidos se gastan millones en presencia mediática. ¿Entonces, se puede criticar a Pablo Iglesias por salir tanto en la televisión e, incluso utilizar su fotografía como logo del partido?

Es posible que sea todo un ejercicio de autocomplacencia. Es posible que sus críticos estén en lo cierto, pero, ¿y si lo que ocurre es que Podemos quiere hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad posible de personas, y simplemente aprovechan las herramientas con las que cuentan? Si, por ser su líder ya tan conocido, el partido ha decidido que usarán su foto y su mayor capacidad mediática para obtener visibilidad, ¿están considerando a los potenciales votantes de Podemos poco informados, o lo que ocurre es que quieren expandirse más allá de los círculos de votantes más eruditos, intelectuales y mejor informados?

No lo sabemos. Aún tienen un largo camino por recorrer. Pero los partidos de la TINA (There Is No Alternative o no hay alternativa; al capitalismo neoliberal, se entiende) se quedan sin margen de maniobra, porque sus mentiras ya no convencen a nadie. ¿Constituyen, estos nuevos partidos, un agente de cambio y de movilización plausible? Pues igual sí. ¿Es Podemos el futuro Syriza español, y Pablo Iglesias su Tsipras? Puede ser. O podrían ser los del mencionado Partido X, o EQUO, o acaso la Izquierda Unida que vuelve a “reinventarse”. O quizás todos juntos.

munícipePero, de momento, a mí me convencen. Plantean puntos básicos, desde mi punto de vista, que cualquier formación que respete mínimamente a la ciudadanía debería presentar. Auditar la deudamodificar la ley de la vivienda, por ejemplo. Y yo, al menos, voy a darles una oportunidad. Europa necesita un cambio de rumbo que devuelva la soberanía a los pueblos y a los ciudadanos.

Y, qué demonios, para que sigan inquietando al bipartidismo, pero con más fuerza.  Que les entre el canguelo, que empiecen a darse cuenta de que sus días están contados. Porque ya no hay nada que perder, pero mucho que ganar.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: