Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Otros’ Category

Repulsión. Vergüenza. Obscenidad. Indecencia. Algunas de las cosas que sentí cuando vi las imágenes que nos llegaron desde la Acampada de Barcelona el pasado viernes. Animales de bellota pertrechados con porras y escudos, hiriendo sin contemplaciones a ciudadanos pacíficos sentados en el suelo,  incluso de espaldas a ellos, que ejercían libremente su Derecho Fundamental de reunión y manifestación reconocido en la Constitución Española. ¿Es así como funciona el Estado de Derecho?

Fue una actuación digna de los más turbios modelos fascistas,  urdida por el conseller Puig para conseguir… absolutamente nada, salvo colapsar las salas de urgencias de los hospitales más próximos, y dar un poco de entretenimiento a sus fornidos muchachotes, que se emplearon con viril entusiasmo en el cumplimiento de la arriesgada misión encomendada. Hay que ver esos vídeos para comprobar el magnífico grado de conexión de los cuerpos policiales con la población civil a la que sirven. Y luego, uno a uno, dirán que sólo cumplían órdenes.  Manda güevos.

Y al calor de tales podredumbres se arriman las sabandijas, pidiendo más y más. Es el caso del converso de nombre Pío Moa, un tipejo que en algún momento militó en la izquierda más radical, incluso en el GRAPO -un grupo armado de muy dudosa e inexplicada procedencia que adquirió cierto infausto protagonismo durante la Transición-, y que hace ya algún tiempo sufrió algún tipo de abducción y se convirtió al apostolado franquista, dedicándose a rellenar febrilmente páginas y páginas de auténtica y deleznable basura hagiográfica del generalito aquél que puso punto final a bombazos a la segunda experiencia republicana española. Pues bien, ese tipo se permite llamar descerebrados a quienes hemos tenido la iniciativa de alzar nuestra voz contra los mangoneos de que viene siendo objeto nuestra sociedad civil a manos de todo tipo de trepas, tanto manipuladores (léase banqueros y demás inmundicia), como instrumentalizados (políticos y conselleres varios).

El tal Pío es el perpetrador de una serie de exabruptos enlazados a modo de artículo periodístico, que ha cobijado en ese vomitivo espacio internáutico llamado “libertad digital”, y en el que se alienta el uso de la violencia, a la vez que se insulta y califica de “delincuentes” a todos los que, a día de hoy, luchan por recuperar sus derechos, y al que podéis dedicar vuestras alabanzas pinchando aquí, donde se han tomado la molestia de reseñarlo.

Por otra parte, en Londres seguimos haciendo progresos. A la irrupción en el directo de TVE en Hyde Park (el pasado viernes), se sumó el sábado  una gran pancarta en el interior de  Wembley boicoteada en la retransmisión televisiva, y la concentración de Trafalgar Square del pasado domingo, que se repetirá -esperamos que con creces- este próximo, y donde conseguimos reunir a un amplio número de personas. Para información más detallada, la última nota de prensa publicada aquí. (y aquí en inglés).

Cambiando de tercio y también de hemisferio, me alegro mucho de que Vargas Llosa haya terminado su relación con el diario peruano “El Comercio”, al que acusa de actuar como máquina propagandística en favor de Keiko Fujimori, hija del ex dictador, durante la presente campaña electoral en el país sudamericano. Se agradece ver, de vez en cuando, gestos como éste, donde la ética propia se antepone a los intereses crematísticos. Bravo por el flamante Nobel.

 

Read Full Post »

El derecho a la libertad de expresión, tanto en Occidente como en el resto del mundo, se tambalea, al tiempo que se suceden los intentos de controlar a su a día de hoy buque insignia, la red de redes. Pero Internet no es el único escenario, ya que distintos acontecimientos se suceden, teniendo todos ellos un fin único: silenciar a los que disienten del poder.  Tanto en países gobernados por oligarquías de cualquier tipo, como Irán, Rusia o Marruecos, como en aquellos supuestamente democráticos como Italia o los mismos EEUU, se suceden las acometidas contra quienes alzan su voz para hacerse oír.

El colofón a estos ataques, que además pone de relieve las interioridades de tantísimos gobiernos en  relaciones diplomáticas con los EEUU, lo supone información encontrada en  las citadas revelaciones. Pero me gustaría hablar de ello a dos niveles. Por una parte, aquella información citada en los cables diplomáticos revelados hasta la fecha que daré por buena (no obstante permitidme que sea un tanto escéptico acerca de la objetividad de su trabajo, trataré el tema más adelante) referida a próximos intentos de mermar las libertades de la ciudadanía, empezando por el mencionado caso de Italia, donde el primer ministro Berlusconi  pretendía (y aún lo hace) aprobar una ley cuyo contenido más representativo es el de obligar a todo bloguero italiano a obtener una licencia, expedida por el Gobierno, para poder expresarse en la red. Es un ejemplo, pero existen muchos otros. Por otra parte, siendo ésta incluso más preocupante que la anterior,  las presiones efectuadas por ‘lobbies’, representando a poderes de  diversa consideración, que logran que incluso los gobiernos soberanos conspiren contra sus propios ciudadanos, por supuesto a espaldas de éstos y a menudo entrecruzando intereses políticos y económicos.

En una tercera modalidad de coerción de la libertad de expresión y por tanto de pensamiento, además de la propia desinformación surgida desde el poder, también se nos “ofrece” información falsa como verdadera. ¿Quién puede creerse que realmente Assange violó a dos mujeres en Suecia, mujeres ambas que le invitaron a dormir en sus respectivas casas? En mi opinión, es obvio que los EEUU removieron cielo y tierra para encontrar  una excusa que desarrollar, por muy inconsistente que fuera, para tratar de atrapar al australiano, y la han hecho crecer con la palabra “violación” grabada en rótulos de neón. Y con esta aseveración no pretendo convertir al investigador en un mártir intachable. Es simplemente que existe una campaña de difamación a escala mundial contra este señor, y hay que tener mucho cuidado con lo que se lee y lo que se cree. También hay quien dice que la propia Wikileaks es un instrumento del propio “establishment” para terminar recortando más libertades de las que se ganan con este movimiento. De momento, lo que yo veo es que este hombre, junto con su equipo, ha hecho posible al ciudadano darse cuenta de las corruptelas en las que, presuntamente en su representación, andan metidas la clase política y dirigente de las potencias mundiales, a menudo en perjucio de sus propios representados. El resto, el tiempo lo dirá.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: