Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘banksters’

Tras una gran sucesión de dimes y diretes entre el Gobierno de España y sus interlocutores de los organismos encargados de la globalización en su vertiente económica, véase el FMI, el Banco Mundial y en este caso, el BCE, el “préstamo para la recapitalización de la banca” se consuma. Si se piensa con detenimiento, resulta inmoral, insultante y obsceno que los medios corporativos, llámense de izquierdas o de donde les venga en gana, continúen informando de asuntos económicos de esta magnitud como si no existiera alternativa alguna. “Rescate”, lo llaman. Rescate, ¿a quién? ¿A los obreros, a quienes prometieron el oro y el moro para que dejaran los estudios, y ahora no tienen donde caerse muertos?¿A los niños que abarrotarán las clases tras los recortes en las plantillas docentes? ¿A los enfermos de cáncer en lista de espera de seis meses para recibir la intervención que podría salvarles la vida? No. A los de siempre. Los bancos recibirán duros a cuatro pesetas, para que puedan seguir con sus lucrativos negocios. El capitalismo crediticio debe mantenerse vivo, le pese a quien le pese, oculto tras la gran cortina de humo desplegada por los medios: la doctrina del pensamiento único. Eso sí: el Estado actuará de garante, con lo que si los bancos no son capaces de devolver el dinero, lo harán los contribuyentes. Además de pagar los intereses, por supuesto.

Olvidada queda la especulación con bienes básicos como la vivienda, los despidos multimillonarios en las cúpulas directivas de los grandes bancos, o los recortes de 7.000 millones de euros en sanidad pública y 3.000 millones más en educación que ha realizado la Compañía de Títeres de Mariano Rajoy  en los últimos presupuestos. Lo imprescindible es el rescate a los bancos. Cuando especulan y les sale bien, obtienen beneficios privados, por supuesto. Si es al revés, demandan más dinero, con la excusa de “mantener la economía a flote” y no pasa nada. Después de la inyección de 23.000 millones de euros al fraude financiero que es Bankia, otros 100.000 millones más (!) provenientes de fondos europeos para “reflotar” a los pobrecitos bancos españoles. Cifra idéntica a la retirada de España por los grandes capitales extranjeros, los grandes beneficiarios de la gran estafa a la que los medios titularon “crisis”.  Una huida hacia adelante, continuista con la tónica que este timo global lleva mostrándonos desde que se descubrió el pastel: las élites económicas, esos mismos inversores, continuarán abriendo brecha con el resto de la sociedad, a su costa. Que para eso son las élites.

Ahora hablemos un poco del Banco Central Europeo. Con sede en Alemania y no sujeto a ningún poder político o democráticamente electo, esta entidad privada creada a imagen y semejanza de la Reserva Federal estadounidense tiene una diferencia sustancial con ésta: no presta dinero a los Estados directamente, sino que lo hace a entidades privadas y a un interés del 1%, mientras que éstas suministran crédito, ahora sí, a los Estados o a quien se tercie, al interés que les venga en gana. Esta entidad de control concederá este dineral a España a un rédito del 3% que, yendo íntegramente a los bancos,  deberán pagar después los contribuyentes españoles.

No debemos olvidar, además, que la Constitución española fue modificada “ad-hoc” y en tiempo récord, saltándose los mecanismos habilitados para ello como el referéndum, hará cosa de un año para limitar el déficit, es decir; hay que devolver primero lo que se deba antes de continuar invirtiendo en economía real. Así, a la deuda existente por los dispendios y robos de este Gobierno y los anteriores, hay que sumar ahora 100.000 millones de euros más. No habrá dinero para investigación, medio ambiente o no digamos ya sanidad o educación, mientras que este capital que el BCE nos “presta” y que, en realidad, imprime a voluntad, deberá ser devuelto con prioridad absoluta. Por tanto, más dinero que los contribuyentes españoles deberán aportar de su bolsillo para salvar el “modus vivendi” de la gentuza en cuyas manos se encuentra el destino del Estado, del continente y, por qué no decirlo, del mundo entero.

Para más inri, hay alguno que, desde su tribuna de ‘opinador’ profesional, teme que “el rescate socave la legitimidad del sistema político”. ¿De qué legitimidad de habla, señor periodista? Lo que me faltaba por leer. Y también politicuchas que, asegurado su trasero y el de varias generaciones más  gracias a los millonarios sueldos que obtiene de las arcas públicas, dicen que “debemos hacernos a la idea de que nuestros hijos vivirán peor que nosotros”. Pero nada importa, y si no pregúntenle al presidente, que en pleno pandemónium se va a Polonia: empieza la Eurocopa y España defiende su título. Pan y circo, y todos a tomar por culo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: