Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘expresión’

Ayer, día 19 de junio, el Movimiento 15M convocó a todos sus miembros y simpatizantes a manifestarse de nuevo, esta vez sumando el Pacto del Euro a los objetivos de las protestas, y la verdad es que no nos fue nada mal. Decenas de miles de personas en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y muchas ciudades más, extranjeras incluidas (15M Londres, por supuesto, salió a la calle como está mandado, aquí la nota de prensa de hoy).

El Pacto del Euro, para quién no lo sepa, supone un nuevo ataque a la soberanía de los Estados, en teoría gobernados democráticamente, para legislar en materia económica a golpe de decreto del FMI, Banco Central Europeo y demás amiguetes (Más información aquí o aquí). El caso es que, como sucede con estos asuntos, a quienes controlan el gallinero no les gusta que la gente proteste contra ellos, y es aquí donde entran sus siervos, los medios de comunicación. A desprestigiar, a desinflar, a ignorar se ha dicho.

Y estos medios de comunicación, monopolizadores de la información durante tantos años, no acaban de comprender que, hoy por hoy, existen poderosas autopistas de datos al margen de cualquier control que ellos pretendan ejercer. El esperpento de Telemadrid del otro día es un buen ejemplo. Los gurús de tan vomitiva cadena televisiva incrustaron imágenes de la revolución griega para declarar que “El 15M se ha tornado violento” , tratando de socavar con ello el apoyo ciudadano al movimiento. ¿Qué consiguieron? Que tan sofisticada triquiñuela fuera descubierta en unos minutos, para regocijo de la concurrencia.

Esto sucedió en Barcelona, la misma ciudad donde el otro día unos policías de paisano se infiltraron entre los indignados y fomentaron los actos violentos frente al Parlament, de forma que sus compañeros de brillante armadura pudieran interactuar con la gente como más les gusta: a hostia limpia. Poco se ha hablado de ello en los medios. Por no hablar del tremendo titular “La policía desarticula la cúpula de Anonymous en España” de hace un par de semanas, utilizando léxico que, usualmente, los periodistas aplican a grupos implicados en terrorismo. Merece la pena ver la rueda de prensa de los excelentísimos comisarios que lo anunciaron. Digna de Berlanga, oiga.

Resulta grotesco que incluso la OTAN  tenga a Anonymous en el punto de mira., un movimiento internauta nacido de la necesidad de los ciudadanos de defenderse de alguna manera de la pérdida de libertad en pos de la presunta seguridad que nos venden las instituciones, de la servidumbre a los mercados o del asalto a las arcas públicas para darle nuestro dinero a los bancos, entre otras lindezas. ¿Y qué pasó con los presuntos ‘señores del mal’? Que al de cuatro días estaban en la calle por falta de consistencia en las acusaciones. Pero los medios han preferido publicar esto último con letra pequeña (‘El Economista’ comenta algo, y poco más). Qué cosas.

En definitiva, el 19J ha supuesto una importante recarga de energía para el 15M y, por mucho que se empeñen, los otrora omnipotentes medios de comunicación, aún con todo el poder económico que les dispensa su condición de leales perritos falderos, no pueden hacer nada para evitar que aumenten los apoyos al movimiento. A partir de ahí tienen dos opciones: Seguir haciendo el ridículo y perdiendo credibilidad a paladas, o empezar a aplicar los fundamentos periodísticos, tales como veracidad, objetividad, etc…  Lo enseñaban en la Facultad, ¿no?

Fotografía del 19J en Londres, cortesía de Quexuco (más en http://www.flickr.com/groups/acampadalondres/)

Read Full Post »

Repulsión. Vergüenza. Obscenidad. Indecencia. Algunas de las cosas que sentí cuando vi las imágenes que nos llegaron desde la Acampada de Barcelona el pasado viernes. Animales de bellota pertrechados con porras y escudos, hiriendo sin contemplaciones a ciudadanos pacíficos sentados en el suelo,  incluso de espaldas a ellos, que ejercían libremente su Derecho Fundamental de reunión y manifestación reconocido en la Constitución Española. ¿Es así como funciona el Estado de Derecho?

Fue una actuación digna de los más turbios modelos fascistas,  urdida por el conseller Puig para conseguir… absolutamente nada, salvo colapsar las salas de urgencias de los hospitales más próximos, y dar un poco de entretenimiento a sus fornidos muchachotes, que se emplearon con viril entusiasmo en el cumplimiento de la arriesgada misión encomendada. Hay que ver esos vídeos para comprobar el magnífico grado de conexión de los cuerpos policiales con la población civil a la que sirven. Y luego, uno a uno, dirán que sólo cumplían órdenes.  Manda güevos.

Y al calor de tales podredumbres se arriman las sabandijas, pidiendo más y más. Es el caso del converso de nombre Pío Moa, un tipejo que en algún momento militó en la izquierda más radical, incluso en el GRAPO -un grupo armado de muy dudosa e inexplicada procedencia que adquirió cierto infausto protagonismo durante la Transición-, y que hace ya algún tiempo sufrió algún tipo de abducción y se convirtió al apostolado franquista, dedicándose a rellenar febrilmente páginas y páginas de auténtica y deleznable basura hagiográfica del generalito aquél que puso punto final a bombazos a la segunda experiencia republicana española. Pues bien, ese tipo se permite llamar descerebrados a quienes hemos tenido la iniciativa de alzar nuestra voz contra los mangoneos de que viene siendo objeto nuestra sociedad civil a manos de todo tipo de trepas, tanto manipuladores (léase banqueros y demás inmundicia), como instrumentalizados (políticos y conselleres varios).

El tal Pío es el perpetrador de una serie de exabruptos enlazados a modo de artículo periodístico, que ha cobijado en ese vomitivo espacio internáutico llamado “libertad digital”, y en el que se alienta el uso de la violencia, a la vez que se insulta y califica de “delincuentes” a todos los que, a día de hoy, luchan por recuperar sus derechos, y al que podéis dedicar vuestras alabanzas pinchando aquí, donde se han tomado la molestia de reseñarlo.

Por otra parte, en Londres seguimos haciendo progresos. A la irrupción en el directo de TVE en Hyde Park (el pasado viernes), se sumó el sábado  una gran pancarta en el interior de  Wembley boicoteada en la retransmisión televisiva, y la concentración de Trafalgar Square del pasado domingo, que se repetirá -esperamos que con creces- este próximo, y donde conseguimos reunir a un amplio número de personas. Para información más detallada, la última nota de prensa publicada aquí. (y aquí en inglés).

Cambiando de tercio y también de hemisferio, me alegro mucho de que Vargas Llosa haya terminado su relación con el diario peruano “El Comercio”, al que acusa de actuar como máquina propagandística en favor de Keiko Fujimori, hija del ex dictador, durante la presente campaña electoral en el país sudamericano. Se agradece ver, de vez en cuando, gestos como éste, donde la ética propia se antepone a los intereses crematísticos. Bravo por el flamante Nobel.

 

Read Full Post »

El derecho a la libertad de expresión, tanto en Occidente como en el resto del mundo, se tambalea, al tiempo que se suceden los intentos de controlar a su a día de hoy buque insignia, la red de redes. Pero Internet no es el único escenario, ya que distintos acontecimientos se suceden, teniendo todos ellos un fin único: silenciar a los que disienten del poder.  Tanto en países gobernados por oligarquías de cualquier tipo, como Irán, Rusia o Marruecos, como en aquellos supuestamente democráticos como Italia o los mismos EEUU, se suceden las acometidas contra quienes alzan su voz para hacerse oír.

El colofón a estos ataques, que además pone de relieve las interioridades de tantísimos gobiernos en  relaciones diplomáticas con los EEUU, lo supone información encontrada en  las citadas revelaciones. Pero me gustaría hablar de ello a dos niveles. Por una parte, aquella información citada en los cables diplomáticos revelados hasta la fecha que daré por buena (no obstante permitidme que sea un tanto escéptico acerca de la objetividad de su trabajo, trataré el tema más adelante) referida a próximos intentos de mermar las libertades de la ciudadanía, empezando por el mencionado caso de Italia, donde el primer ministro Berlusconi  pretendía (y aún lo hace) aprobar una ley cuyo contenido más representativo es el de obligar a todo bloguero italiano a obtener una licencia, expedida por el Gobierno, para poder expresarse en la red. Es un ejemplo, pero existen muchos otros. Por otra parte, siendo ésta incluso más preocupante que la anterior,  las presiones efectuadas por ‘lobbies’, representando a poderes de  diversa consideración, que logran que incluso los gobiernos soberanos conspiren contra sus propios ciudadanos, por supuesto a espaldas de éstos y a menudo entrecruzando intereses políticos y económicos.

En una tercera modalidad de coerción de la libertad de expresión y por tanto de pensamiento, además de la propia desinformación surgida desde el poder, también se nos “ofrece” información falsa como verdadera. ¿Quién puede creerse que realmente Assange violó a dos mujeres en Suecia, mujeres ambas que le invitaron a dormir en sus respectivas casas? En mi opinión, es obvio que los EEUU removieron cielo y tierra para encontrar  una excusa que desarrollar, por muy inconsistente que fuera, para tratar de atrapar al australiano, y la han hecho crecer con la palabra “violación” grabada en rótulos de neón. Y con esta aseveración no pretendo convertir al investigador en un mártir intachable. Es simplemente que existe una campaña de difamación a escala mundial contra este señor, y hay que tener mucho cuidado con lo que se lee y lo que se cree. También hay quien dice que la propia Wikileaks es un instrumento del propio “establishment” para terminar recortando más libertades de las que se ganan con este movimiento. De momento, lo que yo veo es que este hombre, junto con su equipo, ha hecho posible al ciudadano darse cuenta de las corruptelas en las que, presuntamente en su representación, andan metidas la clase política y dirigente de las potencias mundiales, a menudo en perjucio de sus propios representados. El resto, el tiempo lo dirá.

 

Read Full Post »

Dice el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”.

Los autores de obras culturales, obviamente y como cualquier otro creador, han de ser recompensados por su esfuerzo. Pero, ¿hasta qué punto? ¿No es el diseñador de una obra material, también su autor intelectual? Sobre esa base, ¿no podría el arquitecto Calatrava cobrarnos un canon cada vez que atravesamos o fotografiamos uno de sus puentes? ¿Podría acaso una hipotética asociación de cocineros cobrar un impuesto por la venta de cazuelas, porque es posible que en ellas se guise una receta original 
de alguno de ellos?

Por otra parte, la SGAE es una institución privada beneficiaria de un canon (atención también a este punto de fricción: ¿cómo es posible que se establezca por ley un impuesto a favor de un ente privado?) que, al cobrarse, hace caso omiso del derecho a la presunción de inocencia. Este incumplimiento se debe a los cargos adicionales por adquisición de cualquier tipo de medio o soporte de grabación de datos, como una unidad de copia de dvds o un disco duro. Según lo que se deriva de la política de la SGAE en este sentido, y de la normativa legal que la ampara y desarrolla, todos los adquirentes de material son presuntos delincuentes en potencia, y por tanto han de cobrarles al realizar la compra de dicho material, por si acaso. No se tiene en cuenta a qué está destinada la compra. Sea para hacer una copia de seguridad de la base de datos de tu empresa, o de las fotos del verano. No importa, el canon es universal.

Al respecto del punto que comentaba antes brevemente, ¿puede la SGAE cobrar impuestos?. Sí que puede y, de hecho, lo hace. Otra cosa es si puede considerarse justa una Ley que le permite hacerlo, que cuenta con el beneplácito y complicidad del Ministerio de Cultura. Teóricamente, los impuestos son recaudaciones que realiza la Administración para gestionar y sufragar los servicios públicos. Ése no es, en absoluto, el destino de este dinero. ¿Son, entonces, los artistas los beneficiarios finales de la colecta del canon? Tampoco, al menos de la forma en que debería ser. La SGAE tiene un “ranking” de artistas, determinado por su popularidad, a partir del cual cada uno de ellos se lleva un determinado porcentaje de los beneficios, además de la parte, sustancial, que queda en las arcas de la sociedad.

El modelo de compra venta musical tal y como funcionaba hasta hace unos años es, hoy por hoy, insostenible. La gran edad de oro de la industria discográfica ha llegado a su fin, y que los beneficios multimillonarios que ha producido son cosa del pasado, porque los avances tecnológicos impulsados por esa propia industria han acabado por devorarla.

Comenzó por la sustitución del disco de vinilo por el CD. Con ello se ponía en manos del consumidor una copia exactamente igual que el “master” original, ese que antes se utilizaba para grabar los vinilos, que sólo podían copiarse a su vez en cintas de audio, con una muy apreciable pérdida de calidad. Pero del CD ya se podían hacer copias exactas del original. Las grabadoras incorporadas a los ordenadores domésticos hicieron el resto, y la venta de discos comenzó a caer en picado.

Y los autores e intérpretes musicales, que durante unas décadas han vivido una edad dorada, se resisten a admitir el declive, y tratan de perpetuarla mediante el cobro de “sus” derechos, incurriendo en excesos manifiestos, que los órganos jurisdiccionales están llamados a atemperar. La solución pasa por encontrar un nuevo modelo de gestión de la cultura, donde los creadores sean recompensados por su aportación, sin que por ello tengan que pagar los ciudadanos. Para llegar a un resultado así debería haber una parada ineludible: la reducción o supresión de intermediarios.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: