Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Grecia’

Un terremoto político sacude el sur de Europa: Tras las dimisiones de sus anteriores jefes de Gobierno, Georgios Papandreu y Silvio Berlusconi respectivamente, Grecia e Italia, a partir de hoy, estarán lideradas por dos completos desconocidos en la esfera política internacional: Lucas Papademos y Mario Monti. ¿Quiénes son estos tipos, y qué tienen en común? Ambos son economistas formados en EEUU, en la órbita de la denominada Escuela de Chicago, orientada al pensamiento macroeconómico, y nacida en la ciudad que le da nombre a mediados del siglo XX.

Los Chicago boys, como también son conocidos los pertenecientes a la citada escuela son, entre otros, responsables de las reformas socioeconómicas llevadas a cabo durante las dictaduras de Chile y Argentina, enfocadas a la creación de una política económica de orientación monetarista y de libre mercado. Con la excusa de combatir el comunismo y la deuda externa que éste generaba, ambos países sufrieron un golpe de Estado y posterior derrocamiento del Gobierno legítimo, respaldado de forma encubierta por los poderes fácticos de EEUU, que deseaban realizar una experiencia piloto en ellos. Estos “expertos” se consideraban una suerte de médicos económicos que pretendían curar  las economías de ambos países mediante un tratamiento que ellos mismos denominaron terapia de choque. ¿Cuál fue la aplicación práctica? Supresión del control sobre los precios, venta de empresas públicas a capital privado, eliminación de los aranceles a las importaciones y reducción del gasto público, entre otros. ¿Y sus consecuencias? En Chile, por ejemplo, un año más tarde la inflación alcanzó un 375%, la más alta del mundo. Y de ambos procesos se puede obtener la misma conclusión: las medidas tomadas beneficiaron a los poseedores de grandes fortunas, a expensas de los menos pudientes.

Pues bien, los señores Papademos y Monti pertenecen a la misma estirpe de ilustres. Y ambos han sido escogidos por el gran capital, a través de sus organismos constituidos (el BCE y el FMI en este caso) para liderar el reflote de Grecia e Italia. De ahí la anterior experiencia en Argentina o Chile: se trataba de una fase previa, de experimentación, antes de aplicar sus teorías a países del Primer Mundo. Porque, seamos sinceros: ellos sabían que esto iba a pasar, así como cualquiera sabe que el agua hierve si se calienta lo suficiente. Pues bien, ahora ambos Estados serán sometidos a una nueva terapia de choque, en la que la tónica será la misma que en el ensayo sudamericano. ¿La diferencia? ahora se trata de países de la Unión Europea. Y uno de ellos es la tercera potencia de la Eurozona.

Pero indaguemos un poco más en el historial de estos dos individuos. Además de ex-directivos de Goldman Sachs, el banco de inversión financiera más poderoso de cuantos existen, ambos pertenecen a una organización, un tanto desconocida para el gran público, denominada Comisión Trilateral. A grandes rasgos, se trata de una sociedad que reúne a gente muy poderosa, tanto política como económicamente hablando, de las tres regiones más desarrolladas durante las últimas décadas del siglo XX: Norteamérica, Europa y Japón (al que, posteriormente, se la han unido otras potencias regionales para dar un nuevo nombre al grupo: Asia-Pacífico). Fundada por David Rockefeller en 1973, a ella pertenecen, entre otros, George Soros, Ben Bernanke o Henry Kissinger, precisamente el que fue el instigador, desde su cargo como Secretario de Estado de los EEUU, de los cambios de régimen en Chile y Argentina comentados anteriormente.

Es un grupo que, por su naturaleza, se confunde con el Club Bilderberg o el Council on Foreign Relations (CFR), de los que hablaré en otra ocasión, ya que muchos de sus miembros pertenecen asimismo a los otros centros de poder (para fomentar la estabilidad, dicen), y que fue creado para “fomentar la cooperación” y “compartir el liderazgo mundial”. Al parecer, para ellos esto significa realizar saqueos económicos a países poco desarrollados, como comentaba en esta otra entrada, a través del FMI y el Banco Mundial, utilizando la deuda externa autogenerada como herramienta. A partir de ahora, Grecia e Italia tendrán como jefes de Gobierno a dos tipos cuya única misión será liquidar dicha deuda, cueste lo que cueste. Y, vistos los antecedentes, si tienen que pasar por encima de sus propios ciudadanos, lo harán. Tiempos difíciles para helenos y transalpinos.

Read Full Post »

Los economic hitmen (término traducible por ‘sicarios económicos’*) son personajes cuyo trabajo consiste en convencer a gobiernos de países de niveles económicos inferiores de la necesidad de adquirir bienes. Bienes tales como maquinaria de alta tecnología,  de producción, o -en la mayoría de las ocasiones- armamento, que por regla general estos países no pueden permitirse pagar. Pero tales individuos también proporcionan una solución a este problema: la financiación. No hay que desembolsar nada, reciben la mercancía  y aceptan que un banco se haga cargo del pago, endeudándose con éste  en unas condiciones muy ventajosas… para el prestamista.

Mediante estas triquiñuelas, países que tienen graves problemas para simplemente cubrir sus necesidades ordinarias, adquieren, por poner un ejemplo,  decenas de aviones de combate de última generación para disuadir a sus vecinos  -y   potenciales enemigos-  de cualquier veleidad belicista, consiguiendo así que esos vecinos, alarmados, se rearmen también, convirtiéndose igualmente en clientes de las fábricas de armamento… y de la banca financiera.

Así, el país exportador activa su economía, tanto de producción como financiera, mientras el comprador se va enfangando en deudas a cuyo vencimiento le resulta imposible responder, con lo cual tiene que solicitar nuevos créditos para ir cubriendo las obligaciones de pago, quedando atrapado en una espiral irresoluble. Ocurre con buena parte de los países del Tercer Mundo, que se ven asfixiados sólo para pagar los intereses de la deuda contraída con las entidades financieras  de los países ricos, que les retuercen el brazo hasta límites inimaginables obligándoles, en muchas ocasiones, a cederles la explotación directa de sus recursos naturales para evitar una declaración de quiebra que les hundiría definitivamente en la miseria.**

Esta situación es ahora aplicable a Grecia, anegada por una deuda imposible de pagar, tras haber consumido muy por encima de sus posibilidades, al amparo de un falseamiento de las cuentas públicas a manos de políticos sin escrúpulos. Aludiendo a lo anteriormente expuesto, cabe reseñar que el país heleno es el cuarto importador mundial de armamento y material bélico. Además sus acreedores resultan ser, principalmente,  bancos alemanes y franceses que eran perfectamente conocedores de la falacia económica griega, y de su total incapacidad de responder a las obligaciones financieras contraídas con ellos.

De ahí el interés de Sarkozy y Merkel en solucionar el problema, y rescatar… ¿a Grecia? No. En rescatar el dinero de sus bancos, que es donde van a ir a parar los miles de millones de euros que se van a proporcionar nuevamente a Grecia para que vaya pagando parte de su deuda. Y vuelta a empezar.

Y el pagano de todo esto, los ciudadanos griegos, que sin comerlo ni beberlo van a tener que pechar con una política de despidos masivos y un empobrecimiento brutal de sus economías públicas y domésticas: tienen que conseguir dinero para ir pagando como sea, y las condiciones establecidas por  los “mercados” por voz de sus lacayos, los líderes políticos a su servicio, son leoninas. Hay que prescindir de funcionarios, para pagar con sus nóminas a los banqueros, alargar la edad de jubilación, reducir pensiones…  También veremos en qué queda la iniciativa que pretende que varias de sus islas sean puestas a la venta.

Y hay unos cuantos países, entre ellos el nuestro, mirando acojonados lo que pasa allí, porque detrás vamos nosotros.  Y a pesar de las multitudinarias protestas en la calle, el parlamento griego ha aceptado las terribles condiciones impuestas, para regocijo de sus acreedores.

Qué gran ejemplo, el de la ciudadanía islandesa, llevando al banquillo a los políticos y enseñando el dedo a los bancos.

*El término lo inventó John Perkins, quién fue ‘sicario económico’ durante mucho tiempo, en su libro ‘Confessions of an economic hit-man’ (2004).

** Existe un documental, de reciente estreno, cuyo nombre es esclarecedor a este respecto: ‘Debtocracy’ (2011).

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: