Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘prensa’

Tras una gran sucesión de dimes y diretes entre el Gobierno de España y sus interlocutores de los organismos encargados de la globalización en su vertiente económica, véase el FMI, el Banco Mundial y en este caso, el BCE, el “préstamo para la recapitalización de la banca” se consuma. Si se piensa con detenimiento, resulta inmoral, insultante y obsceno que los medios corporativos, llámense de izquierdas o de donde les venga en gana, continúen informando de asuntos económicos de esta magnitud como si no existiera alternativa alguna. “Rescate”, lo llaman. Rescate, ¿a quién? ¿A los obreros, a quienes prometieron el oro y el moro para que dejaran los estudios, y ahora no tienen donde caerse muertos?¿A los niños que abarrotarán las clases tras los recortes en las plantillas docentes? ¿A los enfermos de cáncer en lista de espera de seis meses para recibir la intervención que podría salvarles la vida? No. A los de siempre. Los bancos recibirán duros a cuatro pesetas, para que puedan seguir con sus lucrativos negocios. El capitalismo crediticio debe mantenerse vivo, le pese a quien le pese, oculto tras la gran cortina de humo desplegada por los medios: la doctrina del pensamiento único. Eso sí: el Estado actuará de garante, con lo que si los bancos no son capaces de devolver el dinero, lo harán los contribuyentes. Además de pagar los intereses, por supuesto.

Olvidada queda la especulación con bienes básicos como la vivienda, los despidos multimillonarios en las cúpulas directivas de los grandes bancos, o los recortes de 7.000 millones de euros en sanidad pública y 3.000 millones más en educación que ha realizado la Compañía de Títeres de Mariano Rajoy  en los últimos presupuestos. Lo imprescindible es el rescate a los bancos. Cuando especulan y les sale bien, obtienen beneficios privados, por supuesto. Si es al revés, demandan más dinero, con la excusa de “mantener la economía a flote” y no pasa nada. Después de la inyección de 23.000 millones de euros al fraude financiero que es Bankia, otros 100.000 millones más (!) provenientes de fondos europeos para “reflotar” a los pobrecitos bancos españoles. Cifra idéntica a la retirada de España por los grandes capitales extranjeros, los grandes beneficiarios de la gran estafa a la que los medios titularon “crisis”.  Una huida hacia adelante, continuista con la tónica que este timo global lleva mostrándonos desde que se descubrió el pastel: las élites económicas, esos mismos inversores, continuarán abriendo brecha con el resto de la sociedad, a su costa. Que para eso son las élites.

Ahora hablemos un poco del Banco Central Europeo. Con sede en Alemania y no sujeto a ningún poder político o democráticamente electo, esta entidad privada creada a imagen y semejanza de la Reserva Federal estadounidense tiene una diferencia sustancial con ésta: no presta dinero a los Estados directamente, sino que lo hace a entidades privadas y a un interés del 1%, mientras que éstas suministran crédito, ahora sí, a los Estados o a quien se tercie, al interés que les venga en gana. Esta entidad de control concederá este dineral a España a un rédito del 3% que, yendo íntegramente a los bancos,  deberán pagar después los contribuyentes españoles.

No debemos olvidar, además, que la Constitución española fue modificada “ad-hoc” y en tiempo récord, saltándose los mecanismos habilitados para ello como el referéndum, hará cosa de un año para limitar el déficit, es decir; hay que devolver primero lo que se deba antes de continuar invirtiendo en economía real. Así, a la deuda existente por los dispendios y robos de este Gobierno y los anteriores, hay que sumar ahora 100.000 millones de euros más. No habrá dinero para investigación, medio ambiente o no digamos ya sanidad o educación, mientras que este capital que el BCE nos “presta” y que, en realidad, imprime a voluntad, deberá ser devuelto con prioridad absoluta. Por tanto, más dinero que los contribuyentes españoles deberán aportar de su bolsillo para salvar el “modus vivendi” de la gentuza en cuyas manos se encuentra el destino del Estado, del continente y, por qué no decirlo, del mundo entero.

Para más inri, hay alguno que, desde su tribuna de ‘opinador’ profesional, teme que “el rescate socave la legitimidad del sistema político”. ¿De qué legitimidad de habla, señor periodista? Lo que me faltaba por leer. Y también politicuchas que, asegurado su trasero y el de varias generaciones más  gracias a los millonarios sueldos que obtiene de las arcas públicas, dicen que “debemos hacernos a la idea de que nuestros hijos vivirán peor que nosotros”. Pero nada importa, y si no pregúntenle al presidente, que en pleno pandemónium se va a Polonia: empieza la Eurocopa y España defiende su título. Pan y circo, y todos a tomar por culo.

Read Full Post »

Ayer, día 3 de noviembre, los tabloides británicos amanecían con un titular de lo más rotundo: “El Reino Unido se prepara para un eventual conflicto armado con Irán”. ¡Guerra y más guerra! Y eso es todo lo que los medios mencionan. Puedes rebuscar hasta aburrirte, que no encontrarás más explicación para semejante declaración que el hecho de que el Estado de los ayatolás está desarrollando tecnología nuclear. ¡Ah! Y un presunto intento de asesinato contra los embajadores de Israel y Arabia Saudí, ¡en suelo estadounidense!, que rezuma propaganda contra los persas y excusas baratas para iniciar hostilidades por los cuatro costados. Yo, personalmente, no me creo nada.

En cuanto a la energía nuclear, es un tema que me resulta muy curioso: por una parte, Irán ha reconocido que está desarrollando centrales atómicas únicamente para su uso civil. Puede ser cierto, o no. Pero, ¿y si no lo es? Estados Unidos, así como su socio Israel, poseen armas nucleares. ¿Por qué ellos pueden decidir quién puede y quién no disponer de ellas? Vistos los antecedentes, el país norteamericano es infinitamente más propenso a iniciar hostilidades atacando a otros Estados soberanos. Claro que, disponiendo de un arsenal nuclear, Irán se serviría del mismo para abortar cualquier intento de invasión, tal y como ha sucedido recientemente en Afganistán, o su vecino Iraq. Se convertiría en una poderosísima disuasión para aquellos que pretendan atacarles. Si no, que se lo pregunten a Pakistán.

Por otra parte, Irán es enemigo declarado del régimen sionista (como ellos lo llaman) pero, hasta el momento, sus acciones se han limitado a intentos de desestabilización a través de mecanismos propios de la Guerra Fría. Nada de ataques directos. Lo mismo que sucede con Arabia Saudí, sus ancestrales rivales regionales e ideológicos. Riad y Teherán han tenido, y tienen, sus más y sus menos, con Iraq como campo actual de disputa y la soberanía como potencia regional de Oriente Próximo siempre como telón de fondo, pero insisto en que un ataque de estas características no encaja con la cautelosa política exterior de la antigua Persia, llena de bravatas pero en extremo cuidadosa. De haber intentado realizar una operación de estas características, las relaciones con Moscú y Pekín, sus principales socios comerciales y valedores en el Consejo de Seguridad de la ONU, podrían verse deterioradas. Y eso no es algo que Irán esté dispuesto a arriesgar. Por tanto, todo indica a un complot orquestado por la CIA y el Mossad, con la connivencia de los servicios secretos saudíes, que verían con buenos ojos una represalia de Washington contra su principal competidor en la región.

¿No hay ningún periodista honrado en nuestros excelsos medios de comunicación, de tan indiscutible rigor informativo, que sea capaz de hablar con claridad acerca de qué va todo este asunto? Recortes en sanidad, en educación, recesión asegurada a largo plazo mientras los grandes bancos, tras los rescates, arrojan beneficios de millones de euros. Pero si EEUU dice que hay que ir a la guerra, financiada con fondos públicos, contra un régimen que, por muy cacareador que sea, es poco dado a iniciar conflictos (tal y como la Historia se encarga de demostrar), ¿a quién le importa? A los británicos (a su Gobierno) enseguida se les olvidan todas las ‘recapitalizaciones’, los ‘rescates’ y las medidas de penitencia impuestas a sus ciudadanos. En nombre de la libertad, la seguridad nacional, la guerra contra el terror, o cualquier nuevo concepto propagandístico que se les ocurra, se apuntan a un bombardeo. En este caso, literalmente. Que viva el dispendio.

Pero no oiremos nada acerca de contratos de compra de armamento de obligado cumplimiento impuestos por el FMI a estados soberanos a cambio de reestructurar abusivas deudas, de ejércitos privados de mercenarios que hay que mantener activos para que continúen generando beneficios, ni mucho menos de por qué EEUU está tan obsesionado con que el programa nuclear persa fracase. Y no es por las famosas bombas, no.

¿A quién le interesa una triunfante potencia gasística y petrolera fuera del control occidental y además intocable, que se autoabastece de energía nuclear, aumentando así su capacidad de exportación y por tanto abaratando los precios del mercado internacional? No será a Washington, ni a sus aliados de Occidente. Tampoco a sus amigos saudíes y su órbita suní. Pero de esto no oiremos nada. No en los medios de comunicación de este mundo, secuestrados por los poderes económicos que los manejan desde las sombras.

Read Full Post »

Ayer, día 19 de junio, el Movimiento 15M convocó a todos sus miembros y simpatizantes a manifestarse de nuevo, esta vez sumando el Pacto del Euro a los objetivos de las protestas, y la verdad es que no nos fue nada mal. Decenas de miles de personas en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y muchas ciudades más, extranjeras incluidas (15M Londres, por supuesto, salió a la calle como está mandado, aquí la nota de prensa de hoy).

El Pacto del Euro, para quién no lo sepa, supone un nuevo ataque a la soberanía de los Estados, en teoría gobernados democráticamente, para legislar en materia económica a golpe de decreto del FMI, Banco Central Europeo y demás amiguetes (Más información aquí o aquí). El caso es que, como sucede con estos asuntos, a quienes controlan el gallinero no les gusta que la gente proteste contra ellos, y es aquí donde entran sus siervos, los medios de comunicación. A desprestigiar, a desinflar, a ignorar se ha dicho.

Y estos medios de comunicación, monopolizadores de la información durante tantos años, no acaban de comprender que, hoy por hoy, existen poderosas autopistas de datos al margen de cualquier control que ellos pretendan ejercer. El esperpento de Telemadrid del otro día es un buen ejemplo. Los gurús de tan vomitiva cadena televisiva incrustaron imágenes de la revolución griega para declarar que “El 15M se ha tornado violento” , tratando de socavar con ello el apoyo ciudadano al movimiento. ¿Qué consiguieron? Que tan sofisticada triquiñuela fuera descubierta en unos minutos, para regocijo de la concurrencia.

Esto sucedió en Barcelona, la misma ciudad donde el otro día unos policías de paisano se infiltraron entre los indignados y fomentaron los actos violentos frente al Parlament, de forma que sus compañeros de brillante armadura pudieran interactuar con la gente como más les gusta: a hostia limpia. Poco se ha hablado de ello en los medios. Por no hablar del tremendo titular “La policía desarticula la cúpula de Anonymous en España” de hace un par de semanas, utilizando léxico que, usualmente, los periodistas aplican a grupos implicados en terrorismo. Merece la pena ver la rueda de prensa de los excelentísimos comisarios que lo anunciaron. Digna de Berlanga, oiga.

Resulta grotesco que incluso la OTAN  tenga a Anonymous en el punto de mira., un movimiento internauta nacido de la necesidad de los ciudadanos de defenderse de alguna manera de la pérdida de libertad en pos de la presunta seguridad que nos venden las instituciones, de la servidumbre a los mercados o del asalto a las arcas públicas para darle nuestro dinero a los bancos, entre otras lindezas. ¿Y qué pasó con los presuntos ‘señores del mal’? Que al de cuatro días estaban en la calle por falta de consistencia en las acusaciones. Pero los medios han preferido publicar esto último con letra pequeña (‘El Economista’ comenta algo, y poco más). Qué cosas.

En definitiva, el 19J ha supuesto una importante recarga de energía para el 15M y, por mucho que se empeñen, los otrora omnipotentes medios de comunicación, aún con todo el poder económico que les dispensa su condición de leales perritos falderos, no pueden hacer nada para evitar que aumenten los apoyos al movimiento. A partir de ahí tienen dos opciones: Seguir haciendo el ridículo y perdiendo credibilidad a paladas, o empezar a aplicar los fundamentos periodísticos, tales como veracidad, objetividad, etc…  Lo enseñaban en la Facultad, ¿no?

Fotografía del 19J en Londres, cortesía de Quexuco (más en http://www.flickr.com/groups/acampadalondres/)

Read Full Post »

El derecho a la libertad de expresión, tanto en Occidente como en el resto del mundo, se tambalea, al tiempo que se suceden los intentos de controlar a su a día de hoy buque insignia, la red de redes. Pero Internet no es el único escenario, ya que distintos acontecimientos se suceden, teniendo todos ellos un fin único: silenciar a los que disienten del poder.  Tanto en países gobernados por oligarquías de cualquier tipo, como Irán, Rusia o Marruecos, como en aquellos supuestamente democráticos como Italia o los mismos EEUU, se suceden las acometidas contra quienes alzan su voz para hacerse oír.

El colofón a estos ataques, que además pone de relieve las interioridades de tantísimos gobiernos en  relaciones diplomáticas con los EEUU, lo supone información encontrada en  las citadas revelaciones. Pero me gustaría hablar de ello a dos niveles. Por una parte, aquella información citada en los cables diplomáticos revelados hasta la fecha que daré por buena (no obstante permitidme que sea un tanto escéptico acerca de la objetividad de su trabajo, trataré el tema más adelante) referida a próximos intentos de mermar las libertades de la ciudadanía, empezando por el mencionado caso de Italia, donde el primer ministro Berlusconi  pretendía (y aún lo hace) aprobar una ley cuyo contenido más representativo es el de obligar a todo bloguero italiano a obtener una licencia, expedida por el Gobierno, para poder expresarse en la red. Es un ejemplo, pero existen muchos otros. Por otra parte, siendo ésta incluso más preocupante que la anterior,  las presiones efectuadas por ‘lobbies’, representando a poderes de  diversa consideración, que logran que incluso los gobiernos soberanos conspiren contra sus propios ciudadanos, por supuesto a espaldas de éstos y a menudo entrecruzando intereses políticos y económicos.

En una tercera modalidad de coerción de la libertad de expresión y por tanto de pensamiento, además de la propia desinformación surgida desde el poder, también se nos “ofrece” información falsa como verdadera. ¿Quién puede creerse que realmente Assange violó a dos mujeres en Suecia, mujeres ambas que le invitaron a dormir en sus respectivas casas? En mi opinión, es obvio que los EEUU removieron cielo y tierra para encontrar  una excusa que desarrollar, por muy inconsistente que fuera, para tratar de atrapar al australiano, y la han hecho crecer con la palabra “violación” grabada en rótulos de neón. Y con esta aseveración no pretendo convertir al investigador en un mártir intachable. Es simplemente que existe una campaña de difamación a escala mundial contra este señor, y hay que tener mucho cuidado con lo que se lee y lo que se cree. También hay quien dice que la propia Wikileaks es un instrumento del propio “establishment” para terminar recortando más libertades de las que se ganan con este movimiento. De momento, lo que yo veo es que este hombre, junto con su equipo, ha hecho posible al ciudadano darse cuenta de las corruptelas en las que, presuntamente en su representación, andan metidas la clase política y dirigente de las potencias mundiales, a menudo en perjucio de sus propios representados. El resto, el tiempo lo dirá.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: