Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘religión’

El título, por crudo que sea, refleja el sentir de millones de estadounidenses, así como de ciudadanos del mundo entero. El asesinato, diez años después, del fugitivo más buscado de la historia culmina una persecución que ha traído de cabeza (o eso dicen) a los servicios secretos de medio mundo durante, insisto, diez años. Y digo “asesinato” porque no hay otra palabra que defina mejor cómo ha terminado toda esta historia: disparando a sangre fría a un hombre que, por lo que cuentan ahora, estaba desarmado. Y digo lo de “por lo que cuentan ahora” porque las diferentes versiones, oficiales y no tanto, se han ido sucediendo en las últimas semanas, cada una contradiciendo a la anterior.

Me resulta muy decepcionante, a la vez que deleznable, escuchar las declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, y los coros complacientes que se suceden desde la Unión Europea (o lo que quede de ella). Así es como el flamante Premio Nobel de la Paz describió los hechos una vez consumado el magnicidio: “Se ha hecho justicia”. Por favor. ¿Es que nos hemos vuelto todos locos? ¿Así es como los líderes occidentales promulgan su omnipresente diatriba de buenas intenciones, basadas en “paz, democracia y derechos humanos”? ¿Asesinando? Debería haber tenido un juicio justo, así lo estipula la Carta de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos. Todos tenemos derecho a ello. Es muy probable que fuera condenado a galeras por el resto de su vida ¿y qué? Quizá merecía eso y mucho más pero, como a veces sucede, aquellos que ostentan el poder han decidido, y la conclusión alcanzada es que a Osama Bin Laden había que quitarlo del medio cuanto antes.  ¿Y eso, por qué?

Las versiones oficiales dijeron, en un principio, que iba desarmado. Ante la avalancha de críticas a nivel ciudadano (que no político, faltaba más) argumentaron después que sí que iba armado, y que incluso utilizó a una mujer como escudo humano. También se defendieron diciendo que mantenerlo con vida podría acarrearles serios contratiempos. Insisto, ¿a quién, y por qué? Eso es lo que me gustaría saber a mí; mientras tanto, especulo. Seguramente hay multitud de factores que escapan a mi conocimiento, pero teniendo en cuenta la farsa de investigación, o como quieran denominarla, que se realizó en los EEUU tras de los terribles ataques del 11-S,  ya me imagino a quién podría  Bin Laden meter en serios problemas si abriese la boca y alguien tirase del hilo hasta deshacer la madeja. Por eso, lo mejor era quitarlo de en medio, unidad política global en torno al asunto y todos a cerrar el pico. Parafraseando a Adolfo Pérez Esquivel, también Nobel de la Paz, en su carta abierta al presidente Obama,  “muerto el perro, se acabó la rabia”. ¿Y estos tipos se creen mejores que los talibanes que filman decapitaciones y luego las difunden por Internet? En lo concerniente a manipular la opinión pública, no me cabe la menor duda.

 

Read Full Post »

Ya está. El mundo árabe, la gente que lo compone, ha dicho basta. Y digo árabe aunque estrictamente muchos de los países a los que hago referencia no lo sean por origen, aunque sí por lengua hablada. Es lo que tienen todos ellos en común, lo que les une, además de esa cólera imparable que tiene como objetivo a sus líderes políticos; reyes, presidentes y primeros ministros que, hasta ahora, han hecho de sus respectivos países sus patios de recreo.

Pero, al parecer, la gente está ya cansada de soportar semejante lastre. La revolución tunecina (por ser la primera) y egipcia (por ser éste un país mucho mayor, y por las profundas consecuencias geopolíticas que traerá) han abierto una puerta que hasta hace poco tiempo se creía inexpugnable, y no son pocos los que, tras otear el resquicio, pretenden colarse ahora por ella. Las autocracias que llevan gobernando sus destinos con el taimado beneplácito de Occidente se tambalean tras las arremetidas de los ciudadanos, y es el momento del cambio. Muchos se rasgarán las vestiduras, creyendo que los países inmersos en procesos revolucionarios, al incluir voces islamistas en su pluralidad, se transformarán en una suerte de Irán, plagados de muyahidín, deseosos de destruir el ‘mundo civilizado’.

Esgrimiendo estas afirmaciones, Europa y sus aliados llevan sustentando durante décadas a toda suerte de tiranos, en un intento de alejar al Islam del poder, razón que ha empujado a Israel a, en primera instancia, condenar las revoluciones: Israel, orgulloso abanderado de la democracia en Oriente Medio quién, mientras lucía su flamante etiqueta de único país plural y liberal en la región, financiaba y cubría a quienes, según ellos, les protegerían del enemigo musulmán, imponiendo políticas de privación de libertades bajo el paraguas de la seguridad, siempre presionados por ellos y sus aliados de Occidente. Para ellos, era autocracia o teocracia.


El tiempo, como suele suceder, demostrará si estaban en lo cierto o no. En cualquier caso, lo que no es aceptable es que fuerzas externas decidan unilateralmente vetar a un pueblo su derecho a decidir. Porque ése es el quid de la cuestión, la razón por la que ha muerto tanta gente en Túnez y Egipto, donde finalmente los autócratas han caído, y la razón por la que lo está haciendo ahora en Argelia, Yemen, Bahréin o Libia. Ellos quieren ser los dueños de su futuro, y están luchando por ello.

En algunos de estos países que cito, como Bahréin, el cacique de turno lleva más de 40 años en el poder. Cual sanguijuelas fluviales, han dedicado todo este tiempo a enriquecerse a costa de hundir en la miseria a sus compatriotas. Pongo Bahréin como ejemplo porque tengo la suerte de contar con testimonios de primera mano sobre la situación en el país, en el que, al contrario que lo sucedido en Egipto, por ejemplo, el ejército se ha posicionado claramente a favor del tirano, amén de los bloqueos informativos, presentes en todos los países anteriormente citados. Y, en situaciones tan inestables, contar con el apoyo de la mayor fuerza, representada por el mencionado ejército, a menudo decanta la balanza hacia aquellos a los que presta su apoyo. Esto es así porque, le pese a quien le pese, las revoluciones nacen, triunfan o perecen a sangre y fuego, desde que el tiempo es tiempo.

Ahora soplan vientos de cambio en la otra orilla del Mediterráneo, el pueblo árabe ha despertado y sus ciudadanos protestan por un futuro mejor, para ellos y sus hijos. La democracia ha demostrado en el denominado Primer Mundo que tiene muchas, muchísimas carencias pero, para ellos, supone un paso adelante. Un gran paso. Esperemos que no se caigan a medio caminar.

 

Read Full Post »

Así despedían, el otro día en Barcelona, algunos cientos de jóvenes  fieles al  Papa, caudillo de los católicos y jefe del Estado más opaco que existe en la actualidad. Opaco en las luchas de poder internas, opaco en sus movimientos financieros, opaco en las continuas intrigas y confabulaciones… Pero vayamos por partes.

La religión, todas ellas y por supuesto la cristiana, que es a la que me refiero, tienen su origen en conceptos obsoletos a día de hoy. Historias como el geocentrismo, la representación de Dios en la forma del Sol, o las cazas de brujas, que antaño representaban explicaciones a fenómenos inexplicables de otro modo, han ido desapareciendo por obligación (aunque contra su voluntad), ya que resultan insostenibles en la actualidad. De ahí que el Cristianismo haya ido evolucionando, adaptándose a la propia sociedad, aun a costa de contradecirse continuamente. Pero aún perviven sus más puras esencias, basadas en la fe, concepto opuesto a la razón (es por ello que me resulta extraño que aproximadamente un 15% de la gente que se dedica a la ciencia sea creyente en algún tipo de culto). Estas esencias, como me ha dado por llamarlas, son utilizadas por las jerarquías eclesiásticas en su pretensión de imponer sus conceptos morales a los ciudadanos.  El problema crece cuando estos ciudadanos ostentan algún tipo de poder, como  sucede con los integrantes de un Gobierno electo.

A Benedetto le pica visitar un Estado laico, o uno aconfesional, como es el caso de España. Un claro ejemplo es el llamamiento a abolir la ley del aborto o aquella que dio luz verde a las bodas entre homosexuales. La libertad de pensamiento, a la que va ligada la de culto, es uno de los pilares del Estado de Derecho. No obstante, mi pregunta es: ¿por qué estos señores pretenden imponer sus creencias también a la gente que no tiene ningún tipo de interés en ello?  Señores que cuentan entre sus filas a tipos que cometen o permiten crímenes como la pederastia, lavados de dinero o la promulgación de que el condón es un arma del demonio. Porque ésa es otra, y buena. ¿Cómo creen, entonces, que gente terriblemente perjudicada por el sistema capitalista actual, véase una pareja de ugandeses por ejemplo, van a protegerse del SIDA o de embarazos no deseados? La solución, en este caso, sería un moderno cinturón de castidad.

Por otra parte, volviendo a la visita del Papa y citando una fuente de ‘El País’:

“La iglesia aboga por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización”, ha dicho, “y para que elhombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia sean decididamente apoyados por el Estado”. En este sentido, ha resultado impactante la presencia en la misa de un grupo de monjas que se ocuparon exclusivamente de limpiar y sacar brillo al altar.

 

Aquí se le ve directamente el plumero. Ciudadanos de dos categorías, en un principio familias “naturales” y su contrapartida “artificial”, para probablemente pasar después a los “cristianos” y los “otros”. En este hipotético y apostólico futuro, los ateos no tendrían derecho a cobrar el paro o a sentarse en el metro, por poner un par de ejemplos. Mientras tanto, las monjas a barrer, que al parecer es lo suyo. Continuará.

 

Read Full Post »

Mi tardío desayuno de hoy y yo somos estupefactos testigos de la última “acción” del Estado israelí. Pongámonos en antecedentes. Hace escasos días, zarpó una pequeña flota internacional de carácter humanitario rumbo a Gaza, formada por voluntarios internacionales, entre los que se encontraban un escritor sueco, una Nobel de la Paz y varios parlamentarios europeos. La mercancía transportada estaba formada principalmente por alimentos y medicamentos, a distribuir entre los palestinos residentes en la franja, acción de más valor si cabe, ya que Gaza se encuentra sometida a un férreo bloqueo que impide el tránsito normal. Pues bien, pese a que todo el contenido de los barcos había sido declarado ante organismos internacionales, y ante  la “amenaza” de que esta flota pudiese desencadenar un desastre (como que la gente palestina tuviera algo que comer en los próximos días) las fuerzas armadas israelíes decidieron interceptarla, cuando aún navegaba en aguas internacionales (primera violación). Pero lo más despreciable de todo este asunto es que los barcos humanitarios fueron abordados y atacados con fuego real. Resultado: más de 10 muertos y unos cuantos heridos, a lo que hay que sumar la detención de todos los voluntarios, y su ofrecimiento a escoger entre ser deportados o entrar en prisión.

Esta acción, que Ban Ki Moon ha calificado de “baño de sangre”, mientras otros líderes internacionales, como el primer ministro Erdogan, hablan de “inhumanidad”, se suma a la larga lista de desavenencias con la comunidad internacional por parte de Israel, que ha perdido la sintonía con los EEUU de que gozaba durante las presidencias republicanas. Desde la construcción de asentamientos contrarios al derecho internacional durante la visita del vicepresidente Biden, hasta movimientos de tropas en las fronteras con Siria o Líbano y pasando por la falsificación de pasaportes australianos por parte del Mossad para facilitar asesinatos en terceros países, el primer ministro Netanyahu está convirtiendo al estado sionista en el centro de antipatías, odios y aversiones por igual.

Si lo que Tel-Aviv pretende es la dominación regional, sus estrategias le van a llevar por el sendero equivocado. Estas acciones suscitan un enorme rechazo en general, pero los principales afectados son musulmanes, por lo que es legítimo afirmar que es entre miembros de esta comunidad donde más animadversión crea. Esto, entre los colectivos más desfavorecidos, desemboca frecuentemente en una afiliación a un grupo armado islamista, sea éste Hezbolá, Al-Qaeda o la rama militar de Hamás, entre cualquier otro. Por tanto, lo que hace Israel en realidad es alimentar el fanatismo, ya que ¿qué daño pueden causar unos cuantos medicamentos y comida repartidos entre pobres refugiados? Ninguno. A lo sumo, podría calmar ánimos durante una temporada. Pero Israel se empecina en demostrar una vez y otra su superioridad regional mediante su poderío militar, lo que, esta vez citando a Ahmadineyad, “muestra sus debilidades”. Están convirtiendo Oriente Próximo en un avispero, y sus vecinos cada vez son más reticentes al trato diplomático, vía completamente secundaria para el régimen sionista en favor de las armas. Israel, por ejemplo, necesita mantener relaciones con Egipto si pretende seguir manteniendo el bloqueo a Hamás. De momento, El Cairo ya ha llamado a su embajador en Tel-Aviv para que regrese a Egipto. Ya veremos si vuelve. Y Turquía es el principal aliado estadounidense en la región, con lo que el asunto suma más desavenencias entre ambos, tras el logro de la diplomacia otomana (junto a Brasil) referente al programa nuclear iraní.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: